20 dic. 2017

Conexiones

El poder que reside en mí
es el de la naturaleza prohibida.
Fluyen los ríos por mis venas,
noto el aire del bosque en mi pelo
y la fresca hierba en mis pies cuando corro.
Tengo la capacidad de decidir.
De discernir entre lo bueno y lo malo
y la voluntad de hacer algo para mejorarlo.
El poder que habita en mí
es el de la empatía perdida.
Brotan los sentimientos por mis mejillas,
siento la garganta atragantada
y un dolor fuerte en el pecho cuando observo injusticias.
Tengo el conocimiento para entender.
Para replantearme nuestros actos
y querer cambiarlos.
El poder que vive en mí
es el de las mujeres que luchan.
Llenándome de sabiduría,
certeza
y rabia.
El poder que hay en mí
es el de las que nadie nombra.
Contándome las historias
de todos los rincones.
Compartiendo experiencias,
risas
y lágrimas.
Por eso soy ella,
tú,
todes.
Y vosotras soy yo,
ellos,
y a la vez,
no somos nadie
más que nosotras mismas,
un todo y una nada.

12 dic. 2017

Paranoia

No contesta
¿Estará bien?
Todos me observan
¿Qué es lo que quieren de mí?
Ha sacado algo de su bolsa
¿Será un arma?
O peor ¿una bomba?
Sangro
¿Me estaré muriendo?
Ten cuidado con lo que dices,
con lo que ves…
Ten cuidado con lo que te enseñan,
con lo que quieren que creas…
Miedo,
horror y
paranoia.
La nueva invención del siglo XXI.

Ilustración de Carolina Castañeda -  Mirada

30 nov. 2017

Oculto

¿Qué es lo que esconde este rostro?
¿Qué se oculta bajo toda esta piel?
Purpurina,
gatas
y cerveza.
Mi cuerpo,
santuario y altar,
pozo y enredadera.
No me mire de ese modo,
ni usted ni nadie sabe lo que soy
o lo que puedo llegar a hacer.
Lo describo de la mejor forma que sé.
Noto algo cálido
y frío al mismo tiempo.
Noto que vibra y que muere.
Brota en mi garganta
y mueve mis músculos.
Baila en mi cerebro
y me deja ko, una vez más.

 Ilustración de Sarah Lasater

21 nov. 2017

Procrastinación

Todo lo que hago lo hago para no hacer nada.

Todo lo que quiero está más lejos de lo que pensé.

Fregar los platos,

cortarme las uñas,

masturbarme,

leer,

limpiar la casa,

hacer manualidades,

depilarme,

ver vídeos de comida,

pasar horas y horas enfrente de Facebook,

YouTube,

Pornhub,

RedTube,

bailar,

intentar meditar,

cantar la misma canción durante cuatro horas,

salir de cervezas,

jugar con la gata,

ver y escuchar La Vida Moderna,

pintar mandalas,

comer,

cocinar,

y volver a comer.

Cualquier cosa que no sea enfrentarse con la realidad,

con los proyectos a medias,

con la búsqueda de trabajo,

con aquello que requiera un esfuerzo que en ese momento no quiero afrontar,

porque no me apetece

porque estoy muy vaga para ello,

porque estoy a medio gas…

Escribir unas líneas y parar.

Martirizarme por no terminar,

por no ponerme con ello

y de vuelta sucumbirme en Internet y sus usos “no” productivos,

morder la cola al pez y no salir de la espiral

de hacer lo que no toca hacer.

Ilustración de La Ché

14 nov. 2017

La Vieya

Construyendo puentes de ideas, 
sentimientos y experiencias. 
Compartiendo risas,
abrazos y debates.
Edificando los lazos
tejiendo las redes.
Creando la sororidad
revelando la amistad.
Guiando el camino futuro
compuesto por manos de mujeres que luchan,
que gritan,
que lloran,
que apuestan por la igualdad.

 Ilustración de Pnitas

13 nov. 2017

ˈsəndərlənd

Como Alicia en busca del conejo 
me encuentro perdida en una ciudad de cristal 
donde habitan hooligans malcarados,  
ninfas amoratadas y  
expatriades que sueñan con un dulce porvenir. 
Este extraño escenario nos traslada 
al plato de una película de ciencia ficción 
donde futuro y decadencia 
van cogidos de la mano  
en una Inglaterra del norte. 
Los edificios victorianos 
se entremezclan con las nuevas construcciones 
que son lubricadas con frituras y pescado. 
Los muros de ladrillo rojizo y  
las chimeneas 
esconden los horrores de la política de una Dama de Hierro. 
Las gaviotas sobrevuelan la ciudad descaradas, 
con el mundo bajo sus alas, 
observando las pieles tatuadas –en los cuerpos viejos, 
que relatan las historias de otros tiempos. 
La música hace vibrar las calles cada noche 
y nos movemos 
mientras vaciamos pintas tras pintas, copas tras copas… 
La resaca, 
la lluvia, 
el cambio, 
las novelas anticuadas, 
la buena educación, 
el frío, 
el humor negro, 
el acento indescifrable, 
las nuevas amistades, 
el aire fresco en unos pulmones grisáceos, 
el cine en versión original, 
los proyectos académicos, 
las ganas de ayudar por un módico precio… 
Elementos que resplandecen 
bajo la luz de un faro 
que nunca dejo de funcionar. 

Alice in sunderland by Whoam Irony

7 nov. 2017

La depresión de las nuevas generaciones

Hacerme mayor me da miedo.
Tomar responsabilidades,
aceptar nuevos retos,
lidiar con la realidad.
Odio cada una de esas frases “de manual”
donde te dicen que lo que te pasa es normal.
Ansiedad por crecer – Respira, acoge el cambio.
Por envejecer – Es el curso de la vida.
Temor a las etapas,
a los reajustes,
a no tener un futuro.
Muchos piensan que nos ahogamos en un vaso medio lleno,
que nos sobran los recursos.
Tenemos ideas,
deseos,
ganas de innovar,
transformar,
mutar…
Pero tienes que alimentarte
y cebar al capitalismo
que viste de traje y corbata.
Y estamos deprimidas
enfrente de nuestros móviles, ordenadores, tablets
Clicando una y otra vez,
retuiteando,
compartiendo nuestros pensamientos en las redes sociales.
Y no,
no todes queremos encajar en el mismo patrón.
Abandonar nuestros sueños por algo de guita,
esclavizarnos en un trabajo que odiamos
y despertarnos viviendo una pesadilla.
La trampa de nuestra felicidad es la ilusión de vivir en el sistema
cuando siempre pertenecimos a las fronteras.

 Ilustración de Al Margen